Un indigente tomó la casa de una anciana, sin saber que no tendría que trabajar de nuevo en su vida

- Publicidad -

Lo más común en la vida de una persona es estudiar y luego trabajar para poder comprarse lo que desea, especialmente si no tiene una casa propia. Todo el mundo sabe que nada viene de gratis y con esfuerzo obtiene todo lo que se necesita.

Pero en este caso, una anciana le regaló a un vagabundo canadiense su casa, quedó bastante sorprendido este hombre. Esta casa, que en un principio parecía una ruina, escondía algo que el hombre no esperaba.

Un obsequio

Fachada de una casa vieja
www.pixabay.com

El vagabundo no podía creer lo que escuchó cuando la casa fue registrada por el gobierno. Se preguntaba cómo podía ser tan valiosa esta casa vieja y, además, estando en ruinas. Quedó atónito cuando escuchó la historia contada por el oficial que lo llamó. “¡Nunca pensé que esta casa fuera tan especial!” dijo a los periodistas después. Jamás se lo hubiese imaginado. ¿Te preguntas qué hace que la casa sea tan especial? Ya te contaremos…

La dueña de la casa

- Publicidad -

Anciana de pelo blanco
www.pixabay.com

Para conocer la historia debemos remontarnos a la época en que vivía la dueña de esta casa en particular. La anciana, Mia Ellis, quien tenía 89 años, había vivido casi toda su vida en ese lugar, pero siendo tan anciana, ya era demasiado mayor para cuidar de la casa. Su esposo había muerto y ella no tenía hijos, había quedado sin ningún familiar cercano. Vivía sola en esta enorme vivienda que se derrumbaba bajo sus pies.

- Publicidad -